jueves, 5 de marzo de 2009

Carnaval

Voy de víctima porque me quedaba pequeño el disfraz de verdugo.

2 Motivaciones:

franco dijo...

Creo que a veces esas fiestas de disfraces de dos personas, donde una necesariamente debe posar de verdugo y la otra de víctima, cuando más se sufre es cuando el disfraz es confeccionado por el otro, y no encaja en el cuerpo de uno.
Bellísima reflexión la tuya.

Anónimo dijo...

Y acaso no es el verdugo víctima de tu indiferencia?

Un saludo Pedro,

Luis.

Publicar un comentario