martes, 23 de noviembre de 2010

Pugilánime

Era un gran boxeador defensivo, se protegía constantemente intentando amortiguar todos los golpes. Pero tras cada asalto, tras cada pelea, su rostro se iba deformando más, y en sus facciones sólo podían encontrarse las huellas del trágico cuidado ejercido por sus propias manos.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Instinto paterno




El ombligo me recuerda a mi madre; la pelusa del mismo, a mi padre.