lunes, 21 de septiembre de 2009

Vínculos sinápticos



Mi parte racional.
Obsesiva e implacable conciencia.
Puro análisis de cada instante vivido.
Donde me reconozco y me asombro.
Donde se autoaniquila el pensamiento y se hace eterno.
Lo que me ayuda a aceptar que no seré esto o aquello o nada.
Todo a lo que aspiro.
El fracaso de la belleza.

Mi lado emocional, sensitivo.
Esparcimiento y recreo.
Donde descansan mis ojos cuando regresan de viaje.
Allí donde me pierdo cuando quiero que me encuentren.
Lo que me hace olvidar que no soy esto o aquello o nada.
Todo lo que anhelo.
La belleza del fracaso.