domingo, 4 de abril de 2010

La última juerga

Hoy, Juan B. nos concede una entrevista en exclusiva y pone algo de luz en las muchas sombras que acompañan a las últimas horas de su amigo Jesús:



P: Bueno Juan, queríamos hablar contigo para que nos explicaras qué sucedió exactamente la noche del pasado jueves.
R: Pues lo cierto es que Jesús nos había citado a todos los colegas para cenar porque decía que tenía algo importante que compartir con nosotros, el caso es que como invitaba él, allí que nos presentamos.
P: Llevaba un tiempo dando que hablar por sus excentricidades y, al igual que había mucha gente que le seguía, también había detractores que le tenían ganas.
R: Los que le conocemos bien sabemos que por llamar la atención es capaz de cualquier cosa, en público pues interpreta su papel pero en privado es un tío normal además de un auténtico cachondo.
P: ¿Cómo transcurrió la cena?
R: Lo primero que nos dijo fue: "Joder, si es que os lo creéis todo. Mira que cuentan barbaridades sobre mí y vosotros encima le dais bola, sois unos cabrones". La cena se presentaba tranquila, al principio estábamos relajados aunque el ambiente estaba un poco cargado y cada vez se notaba más el olor a pies.
P: ¿Qué desencadenó los lamentables acontecimientos?
R: Pues Jesús se fue entonando, como el resto, debido a lo mucho que bebimos antes y durante la cena. Entonces dijo que era un día especial y para celebrarlo qué mejor forma que meternos trece jalones guapos. Así que se sacó la bolsa con farlopa y se puso a preparar las trece rayas, grandísimas, sobre la mesa. Y cuando estaban listas, le viene un pedazo de estornudo que manda todo el material a tomar por culo. Fue entonces cuando saltó Judas todo cabreao y dijo: "¡Pues no es pa matarlo al tío!".
P: Por un estornudo..
R: El Judas tiene un pronto muy malo y siempre encuentra a algún desfasao que se apunta al jaleo. No negaré que esa noche sucedieron cosas de las que todos deberíamos avergonzarnos pero lo cierto es que no tengo recuerdos muy claros de lo que sucedió más tarde.
P: Pero ahora todos lo dan por muerto.
R: Mira, los que nos hemos corrido bastantes juergas con Jesús sabemos de lo que es capaz y creemos que más pronto que tarde, cuando se le pase la mona, volverá a aparecer por el barrio.

1 Motivaciones:

Sótano dijo...

ajajajjaa, estás "colgao", ajajajaj

Publicar un comentario