viernes, 13 de abril de 2012

Contra natura

El maestro artesano se lamentaba pues uno de sus estiletes no lograba ser vendido.
Quien lo empuñaba rápidamente lo descartaba. Contaban, que se podía sentir como si aquel cuchillo tuviera miedo a la sangre.

4 Motivaciones:

JustLikeAWoman dijo...

Puede que fuera la mejor daga que jamás logró hacer.

Toro Sentado dijo...

Un cuchillo pacifista, ojalá.

egolastra dijo...

Pero es que es el fin principal para el que es creado. Nadie querría una casa que no fuera habitable o un barco que tuviera problemas de flotabilidad.
Digamos que no tiene por qué hacer daño pero tiene que dar la sensación de ser muy capaz de hacerlo.

Gracias Ana y Toro por la visita. Abrazos.

franco dijo...

Wow wow wow!

Publicar un comentario