domingo, 24 de mayo de 2009

Ególastra

Tenía un ego tan grande y pesado que casi siempre viajaba sin él,
prefería dejarlo en casa.

12 Motivaciones:

Sótano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sótano dijo...

por eso sólo era feliz cuando estaba de viaje. :-)

Anónimo dijo...

Eliminado.

franco dijo...

Tener que cargar con el peso del yo es la ley psicológica de la gravedad. Y es mucho más grave que la otra... Siempre genial usted, eh.

mbb dijo...

que buen post...

V a v o dijo...

ya se inventará un ego portatil, de bolsillo, un ego en formato comprimido... mientras tanto trataré de viajar sinmigo.

Anónimo dijo...

Ya se inventaron los egos comprimidos....falsa humildad lo llaman...

Anónimo dijo...

¿Y no sería mejor invitarlo a cenar?

Anónimo dijo...

Invitarlo a cenar? Si no lo saca de casa por lo que le pesa!!!

Anónimo dijo...

Quizas les pese más su miedo...

Anónimo dijo...

Deja los porros.....

franco dijo...

JAJAJAJAJA El remate "deja los porros" fue tremendo jAJAJAJAJA

Publicar un comentario