domingo, 12 de abril de 2009

Revelaciones

Un buen día le pareció ver a Dios, y abrazó la religión.
Tras muchas noches rezando para no perder la fe,
un domingo cualquiera le pareció ver al Diablo.
Y bien sea por gusto o por coherencia
abrazó sus enseñanzas con igual fruición.

4 Motivaciones:

Anónimo dijo...

La fé....que cosa esa ¡¡¡...

Anónimo dijo...

Y el Lunes se dio cuenta de que se había despertado de un sueño...pero se volvió a dormir para sentirlo todo más cerca...

Anónimo dijo...

Y precisamente un domingo xD, qué buena ironía.

franco dijo...

Malvado. Me imagino la cantidad de velas que prenderán en tu familia por tus descarríos jajaj

Publicar un comentario